Carlos Carnicero

Gallardón y la extraña familia

Los ricos de familia no saben nada de los pobres, salvo que sigan con la inercia antigua de la caridad de ropero; en aquellos tiempos, no tan lejanos, las señoronas iban a coser a las parroquias para vestir a los que no tenían nada. Ahora hacen rastrillos fingiendo que son criadas por un día. Todo evoluciona para no cambiar.

Digo todo esto por la “violencia estructural contra las mujeres –concepto acuñado por Alberto Ruiz Gallardón para combatir el feminismo con tesis de sacristía. Recordemos cuando Gallardón, infiltrado tantos años en el grupo Prisa como referente falso progresista de la derecha, lanzó su reforma contra el aborto aludiendo a la discriminación de las mujeres con esa “violencia estructural”. Nunca avanzó mucho en ese concepto, y desde luego no apuntó otra solución que obligar a las mujeres pobres a tener hijos no deseados, dejando abierta a que las hijas de la burguesía recuperaran Londres como mixtificación del turismo y el aborto libre.

Había dos infiltrados en el grupo PRISA que se han destapado en el Gobierno de Rajoy. Como los conversos, están haciendo méritos en la escala integrista del PP. José Ignacio Wert era charlatán de tertulia de referencia de los medios que necesitaban a un liberal de aspecto moderno. Dió el pego a quien no tenía microscopio para detectara los virus de la derecha rancia en operaciones de marketing casero. Ahora ha descubierto que el camino de la excelencia es impedir que los pobres estudien. Como en la época de su abuelo. Todo tiene un aire retro de recuperación de la fiambrera para los niños y que no se les enfríe la tortilla de patata, con poco aceite, para el almuerzo. Las madres que sufren la violencia estructural encima tienen que volver a preparar, de víspera, el almuerzo de los niños porque quitan las becas del comedor escolar para que los niños no engorden. Y tampoco hay guarderías.

Continue reading “Gallardón y la extraña familia” »

Añade tu comentario

Rajoy es solo un Killer.

Hubo un tiempo en que el Gobierno de España era dueño de sus actos; eso ya pasó, probablemente para siempre. Somos un protectorado alemán. Europa, y muy especialmente la señora Merkel, son nuestra madrastra y nosotros somos su Cenicienta. 

Los gobiernos no responden a sus electores porque las promesas son papel mojado. La mayoría absoluta sirve para aplicar las directrices exteriores con más eficacia; nada más.

Cada plan de choque sirve para agravar la crisis y precede al siguiente recorte. Aquí, en España, solo se ayuda a la Banca porque está establecido de que su supervivencia es la nuestra.

Continue reading “Rajoy es solo un Killer.” »

Añade tu comentario

Los bancos, rescatados; los presos, sin merienda

Hay medidas que por sí mismas valen más que una tesis doctoral. El Gobierno de la Generalitat ha acordado suprimir la merienda de los internos en sus cárceles, además de suprimir los pequeños esfuerzos por mejorar el menú en los días centrales de la Navidad. No se me ocurre medida más cutre ni castigo más cruel.

Para una persona privada de libertad, la merienda es algo más que una de las comidas de cada día. La rutina carcelaria es mucho más severa que la de un internado, de los de antes, en donde el día tenía un ritmo acomodado por las comidas. Esa rutina separaba el tedio del estudio y la espera para recogerse en la cama. Suprimir la merienda es motivo suficiente para una revuelta o protesta porque además de que es sabido que la alimentación en la cárcel no es ni abundante ni excelsa, significa quitar algo que se tenía y romper ritmo del horario del recurso como un castigo añadido.

Da la impresión de que enunciada la solución de la crisis provocada por los banqueros mediante la inyección casi sin límites de capital en las entidades que llevaron al desahucio, la guadaña de los recortes se seguirá aplicando sobre el cuello de los más humildes.

Los más fanáticos defensores de la ofensiva contra los pobres dirán que los presos son culpables de sus fechorías y por ello gozan de la falta de libertad. Cierto, dicho de modo más científico; pero ninguna condena de privación de libertad tiene que tener el añadido de un castigo extra. Quitar la merienda, lo es sin duda; pero como símbolo de desconsideración y de sanción, es insoportable. Traerá consecuencias y muchos problemas.

Mariano Rajoy ha dicho que va a pisar el acelerador de su agenda reformista. Es una falacia: lo que va a hacer es implementar los castigos y los recortes sobre la parte más indefensa de la población.

Los ejecutivos de los bancos han solucionado el problema que ellos crearon en sus entidades sin devolver un euro de sus sobresueldos obscenos. Resuelto el problema de liquidez bancaria, los recortes se implementarán sobre una ciudadanía anestesiada por la dureza de la crisis y entretenida por las glorias de la selección de fútbol. Tenemos lo que permitimos que nos apliquen

Añade tu comentario

La Roja y las primas de riesgo

La meritocracia era un valor en desuso que el campeonato de Europa de fútbol ha vuelto a rehabilitar. Aún cuando no se sea apasionado por este deporte, ver jugar a los hombres de Del Bosque reconcilia con el reconocimiento del trabajo bien hecho.

Incluso la prima de 300.000 euros por ganar, a todas luces desorbitada con los tiempos que corren, es difícil de discutir por el extraordinario éxito logrado. A fin de cuentas, La Roja ha sido ejemplar y los directivos de Bankia y de las cajas valencianas se han llevado mucho más dinero por llevar sus entidades a la quiebra.

Ojalá la labor de la selección fuera el comienzo del reconocimiento del esfuerzo y de la labor bien realizada. No tengo experanzas al respecto, porque España, al igual que los demás países de Europa, es un paraíso del oportunismo en donde la cooptación de los amigos ha formado una casta en donde el esfuerzo no es exigible para la recompensa.

Continue reading “La Roja y las primas de riesgo” »

Añade tu comentario

¿Una ley de trata de blancas para el amigo americano?

El tabaco dejará de ser nocivo en el paraíso del juego. Cuando los propietarios de bares en Madrid reivindicaron espacios con humo, el Gobierno fue tajante. No se podría fumar en los bares, aún cuando estos están autorizados para vender tabaco. Las pérdidas aludidas por los pequeños empresarios no fueron tenidas en cuenta.

Ahora, el amigo americano  dueño de la prostitución y del juego impone sus reglas. Las muy católicas Esperanza Aguirre y Ana Botella le ponen una alfombra de plata. Los ejecutivos del IBEX también piden una nueva legislación fiscal para el juego. ¡Que no falte de nada!

España se va a convertir en el macro burdel del sur de Europa. Rouco Varela, calla.

Convendría que las televisiones públicas volvieran a proyectar la magistral película de Luis García Berlanga, “Bienvenido Míster Marshall”. Desde Luego que Pepe Isbert tiene más credibilidad que Esperanza Aguirre, pero la pose de sumisión a los americanos es más real ahora, en los alrededores de Torrejón. El bochorno se consiente para generar empleo precario.

La sociedad está tan angustiada y anestesiada que parece dispuesta a soportar que los Bancos españoles, que siguen sin dar crédito y desalojando a las familias más humildes, financien este disparate de juego y prostitución. Dinero no faltará, como tampoco cambiar las leyes que hagan falta para que gire la ruleta del magnate mundial del juego. Los mismos que impulsaron el boom inmobiliario lanzan el juego como soporte para nuestra economía. Esto es España. Ya no nos deben quedar demasiadas cosas por ver.

Añade tu comentario

¿Por qué no un laboratorio de droga en Torrejón?

No sé si es solo una sensación personal. Tengo aversión al vacío y siento que estoy sumergido en el. Permítanme unas reflexiones o quizá un desahogo:

Las encuestas son demoledoras. El PP retrocede hasta perder la mayoría absoluta y el PSOE está con el barro hasta las rodillas. Lo dice la última encuesta de El Periódico de Cataluña. Crecen partidos laterales a la estabilidad. IU y Rosa Diez son los momentáneos beneficiarios, pero puede que la victoria sea de la abstención. Sin alternativa, lo que se dibuja es una desafección de los ciudadanos que no intuyen ningún liderazgo.

Europa se ha convertido en una madrastra escenificada por el rostro impenetrable de la señora Merkel. Nunca nadie tuvo tanto poder para no hacer nada: el desastre europeo es el gran logro de la canciller alemana.

Lo que podía haber sido un pequeño problema con Grecia ha puesto al Euro al borde de la extinción. La moneda única empieza a considerarse como un problema para el sur de Europa. Si no hay capacidad de devaluación como instrumento imprescindible para la reactivación económica, ¿se puede soportar pagar la deuda siete veces más que otros socios de la misma moneda? Con esos mimbres, ¿se puede competir?

Continue reading “¿Por qué no un laboratorio de droga en Torrejón?” »

Añade tu comentario

Merkel y el hombre del saco

Cuando era niño me amenazaban con el hombre del saco: un misterioso personaje que metía a los que se portaban mal en su talego, para siempre. Tuve pesadillas con él como ahora me ocurre con la señora Merkel; incluso sus rostros, en mis sueños, se superponen.

El motor de la Unión Europea es la desconfianza. Hubo un tiempo en que Europa funcionaba con combustibles de homologación; ahora hemos construido un monstruo con moneda única y financiación de hasta siete puntos de diferencia: resulta inevitable preguntar la utilidad de pertenecer a un club en el que la moneda te termina por aplastar por el crédito desigual. Y la respuesta es demoledora: miedo a estar fuera porque todavía la situación sea peor.

Continue reading “Merkel y el hombre del saco” »

Añade tu comentario

Insoportable tiovivo: fabrican el enriquecimiento sobre el dolor de la mayoría

Los niños no pueden estar enteramente subidos al tiovivo porque se marean y se indisponen. Los adultos, tampoco.

Estamos subidos a un tiovivo que no controlamos y del que no nos dejan bajarnos porque desean que estemos mareados e indispuestos. Ya no sabemos bien donde estamos y menos aún a donde nos dirigimos. A los mandos de este carrusel están los hombres que se creen más poderosos del mundo; no lo son. Manda el dinero en forma de movimientos automáticos especulativos y al otro lado, en la sala de máquinas, está el capitalismo financiero y sus capitanes: fabrican el enriquecimiento sobre el dolor de la mayoría; no solo no tienen escrúpulos sino que carecen de control. Sus bases logísticas están en Gibraltar o en las Islas Caymán, cementerios nucleares de los sueños de la humanidad.

Y mientras tanto Merkel  y sus colegas del FMI embrollan la realidad con conceptos a los que nos acostumbramos sin entender del todo su contenido; y sobre todo su perversión: Deuda Soberana, primas de riesgo, auditorias externas. Una realidad gobernada por una casta de privilegiados que no se asoman nunca a la vida de los ciudadanos. Quienes ganan cientos de miles de euros piden austeridad y bajada de sueldo de los comunes. Ellos no están afectados porque su blindaje resiste, y sobre todo, se ampara, en los desperfectos de la crisis.

Venden la eficacia de sus comportamientos como justificación de sus beneficios. Son tigres de papel que han dejado a la humanidad hecha un solar con sus gestiones financieras. Durante un tiempo se camuflan en el paisaje para pasar inadvertidos hasta que empiecen a fabricar la próxima crisis.

Y, nosotros, en un tiovivo que no controlamos: vuelta tras vuelta, hasta perder el sentido de la realidad. En nuestra confusión está su fortaleza.

Añade tu comentario

Mariano, ese niño mal criado

Un político eficaz es quien consigue mantener el tipo diciendo una cosa y la contraria. Ejemplos hay para hartarse. El último, Mariano en sus expresiones el día del Rescate y ayer mismo. Dijo Mariano cinco minutos antes de marcharse a ver el partido España contra Italia. He solucionado un problema y me voy al fútbol. Ahora dice que el rescate es dañino.

Como forma parte del fingimiento como ejercicio de la política, se prohibió la palabra “rescate” para vender lo ocurrido como un crédito ventajoso. Esperanza Aguirre, como buena estajanovista del fingimiento, prohibió el uso de “rescate” en sus informativos de Telemadrid. La realidad bien puede cambiarse por un eslogan hasta que los hechos explotan en las manos de quienes los manipularon.

Los niños tienden a asegurar que han hecho  los deberes para irse a jugar a la pelota. Quieren el premio sin cumplir su obligación: mala escuela para la vida.

La segunda regla de la política impostada es parar los golpes de cualquier modo para aliviar las presiones insoportables. Por eso dijo Rajoy que él no había pedido el rescate sino que se lo habían ofrecido. Durao Barroso no tardó en desmentirlo, pero Rajoy es un experto en falsificar las notas. Luego, el rescate era todo ventaja: pagarían los bancos, pero se minimizó que avalamos los ciudadanos.

El tiempo no ha tardado en hacer su trabajo. La prima de riesgo tiende a batir records cada día. Lo que era insoportable en época de Zapatero, es ahora una realidad in crescendo.

El blindaje de la mayoría absoluta permite la irracionalidad absoluta porque el miedo hace eficazmente su trabajo.

Solo los mineros resisten, mientras los poderosos siguen recetando aceite de ricino para los débiles. Ahora, más IVA y menos sueldo para los funcionarios mientras se promete proseguir con el calendario de reformas que quiere decir “ajustes” para todos menos para los ejecutivos de banca y para todos los amos de este universo de injusticias.

PD. Por si faltaba algo, Mariano Rajoy ha suspendido el “Debate del Estado de la Nación”. El niño ha decidido no ir a la escuela.

Mariano Rajoy dijo que todo estaba solucionado y se fue al fútbol. Un día de estos se va a quedar sin su piruleta porque hasta los niños peor criados tienen un mal día.

Añade tu comentario

El espejismo griego

Los ciudadanos griegos no han querido ser los responsables directos de la desaparición del Euro: en medio de una formidable presión internacional, han elegido un parlamento dirigido por Nueva Democracia, que tendrá que buscar alianza con los socialistas para formar gobierno. La izquierda ha sido reforzada y se ve castigada por la prima en escaños que en Grecia obtiene el partido ganador.

Se produce la paradoja de que los griegos han tenido que votar al partido de la corrupción y de las cuentas falsificadas, que es el primer responsable de la situación, para que les salve del mal que les produjo.

Como siempre, en la historia, un resultado que produce un respiro puede terminar de ahogar al paciente. Si Alemania, la Unión Europea y los mercados no entienden que la decisión de los griegos ha estado condicionada por las amenazas que pendían sobre ellos, no arreglaremos nada. Y la pendiente hacia la destrucción de los países del sur continuará.

Las decisiones del G-20, de la Unión Europea y, sobre todo de Ángela Mérkel, tienen que facilitar el crecimiento económico del sur de Europa. Grecia, pero también Portugal, España e Italia necesitan políticas que al mismo tiempo les permitan pagar sus deudas y crecer económicamente. ¿Es pedir demasiado?

Grecia ha salvado al Euro pero es solo un espejismo si o se cambian las políticas que han organizado este caos.

El proyecto europeos está basado en la supervivencia del Euro. Pero en mucho más. Para empezar a pensar en estabilizar económicamente una moneda que no vale igual, habrá que cambiar las reglas: si no se puede tener soberanía sobre el Euro para poder devaluar, no se pueden pedir créditos siete veces caros dentro de la misma moneda. En unos países, los del norte, apenas no se paga un uno por ciento por los prestamos. En el sur hay que pagar hasta siete veces más. En esas circunstancias desiguales, la pervivencia de Europa es imposible. Atentos a la apertura hoy de los mercados. Esto no ha hecho más que volver a empezar.

Añade tu comentario

Apuntes a vuelapluma

El final del Euro.

No se puede resistir con una prima de riesgo por encima de seiscientos puntos. Eso lo sabe la señora Mérkel y lo saben los especuladores financieros. El ataque no es a España; somos solo un objetivo intermedio. Como lo es Italia. Como lo han sido Grecia y Portugal.

Lo que se libra es una guerra por el nuevo diseño geoestratégico de la economía mundial en donde Europa no tiene un puesto garantizado. En Alemania empiezan a soñar con la recuperación de Marco. El mayor símbolo del poder alemán; el único que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial. El nacionanalismo alemán recuperado ha succionado a la Unión Europea como prioridad. El Reino Unido vuela por libre; cada vez han más euro escépticos. Francia es un contrapunto, pero con muchos problemas financieros. El cuarto país, Italia, también está en la UVI.

Los ataques contra el Euro establecen un plan en el que a final de año la moneda europea tendría una cotización aproximada de 1,15 por dólar. Pierde peso como moneda refugio. Las defensas son más débiles que nunca.

Continue reading “El final del Euro.” »

La carga de la brigada ligera

Lanzar a todo un país contra poderosas baterías de artillería es, en el mejor de los casos, un heroísmo inútil. Las defensas de la Unión Europea han bombardeado a los españoles hasta dejarlos exhaustos. Ni uno solo de los heroicos sacrificios ha conseguido la mínima victoria. Ahora, los ciudadanos son solo carne de cañón.

Mariano Rajoy es un remedo de Lord Cardigan. Manda la caballería contra las baterías de especuladores. El resultado no puede ser otro que una matanza. Por lo menos, una generación sacrificada a la pobreza. Hay una movilización general que incluye a la clase media. La indignación es transversal; los partidos no pintan nada. La rebelión a bordo se acentúa ante la certeza de que en el puente de mando no hay más que incompetentes: han doblado la prima de riesgo en tan solo seis meses. Las revueltas serán en septiembre.

La única salida es comprar tiempo a precios asequibles. Y apagar la calle con gestos claros de que los sacrificios son para todos. No puede haber una casta de los elegidos que no van al frente. Antoni Brufau, encima, saca pecho: “Hacienda tiene que estar contenta con los sueldos del IBEX porque engordamos sus arcas”. ¡Toma ya¡

Continue reading “La carga de la brigada ligera” »

Además de injustos, incompetentes

El truco de la herencia recibida ya no funciona. La indignación es transversal. No hay un solo sector de la población que no esté con el ánimo encendido. Bueno, excepto ese pequeño fragmento de la casta de los elegidos; son pocos, pero tienen mucho. Y afilan las calculadoras para tener más. Lo dijo Antoni Brufau, presidente de Repsol: “Hacienda tiene que estar contenta con los ejecutivos del IBEX porque cotizamos mucho”. Sinceridad no le falta; desvergüenza, tampoco.

Bomberos se desnudan para protestar contra los recortes.

Cuando la clase media se rebela, la cosa no es fácil de gobernar. Con un gobierno derrotado, sin crédito, sin planes, sin apoyos.

Nada de lo que se ha hecho funciona. En siete meses de Gobierno se ha dicho una cosa y la contraria tantas veces que una promesa es la certeza de que se hará lo contrarío. Los bomberos se enfrentan a la policía. La policía se vuelve materialmente de espaldas a sus mando el día que toman posesión de sus cargos. Falta una chispa para que estalle la pólvora.

Continue reading “Además de injustos, incompetentes” »

El final de la democracia

La brecha entre la sociedad y sus representantes es poliédrica. Pérdida de soberanía: los representantes carecen de autonomía se limitan a interpretar, en el mejor de los casos, los mandatos de la Unión Europea y el FMI. Han incumplido los compromisos electorales hasta llegar a realizar lo contrario de lo que prometieron. Prescinden de los ciudadanos para imponer lo que les perjudica a estos. La casta de los elegidos se ha desprendido de su relación con la sociedad.

Primera pregunta: ¿merece la pena pertenecer a un club que nos obliga a financiarnos al 7 por ciento y que solo presta dinero para inyectarlo en la Banca, que es uno de los  principales causantes de la crisis? ¿Debemos seguir en Europa en estas condiciones? ¿El Euro, en vez de ser una ventaja, no se está convirtiendo en una carga?

Segunda pregunta: ¿qué obligación tienen los ciudadanos de aceptar unos recortes que no han sido pactados con ellos?

Tercera pregunta: la rebelión y la insumisión es legítima contra la ruptura del pacto democrático que vincula a sus ciudadanos con sus representantes.

A lo que se nos obliga es a aceptar que se mantengan los privilegios de los que más tienen y se destruya la vida de la mayoría de los ciudadanos. Ni siquiera hay compromisos de futuro para cuando se produzca el crecimiento. Y, ¿qué será el crecimiento? La eclosión de quienes dominan los medios financieros y volver a empezar desde posiciones de pobreza para el resto de los ciudadanos en un ciclo del capitalismo que es ya insoportable.

NO hay otra opción que el rechazo activo de una política que no conduce a ninguna parte, que imposibilita el crecimiento económico para retroceder décadas en el tiempo.

Los dos grandes partidos son cómplices por acción y omisión y están perdiendo todo arraigo en la población. La dialéctica ya no es entre derecha e izquierda, sino entre una minoría de poderosos con la complicidad de las instituciones y la clase media y los más pobres, unidos ahora en la destrucción de su sistema de vida. No hay liderazgos políticos. La democracia se está desvaneciendo.

Si la rebelión política no la encabezan partidos y sindicatos, el desbordamiento dará cuenta de la destrucción de la democracia con la eclosión de radicalismos y populismos. El reloj se ha puesto a andar y marcará la hora en septiembre. Cuando haya que pagar las matriculas de los hijos y el desempleo sea insoportable desde los parámetros a los que les obligan estos recortes.

La deconstrucción

Algún día se estudiará, como modelo, el proceso de deconstrucción de España. Lo que quede va a ser un solar. Naturalmente llegará la recuperación: los ricos están aprovechando la crisis, la amnistía fiscal, el rescate bancario y serán más ricos dentro de una década. Volverán a tener oportunidad la especulación. En el camino se habrá quedado mucha gente con sus sueños y sus vidas rotas. Esto es la esencia del neoliberalismo: a cada crisis le sucede una ola a los que se suben los que tienen tabla de surf; muchos se ahogan y todos tendremos que seguir remando contra la corriente de la desigualdad.

Estoy aburrido. No sólo indignado. Un cansancio histórico de quien está al corriente de los dientes de sierra del capitalismo. Quienes recortan, no sufren. Y a los que sufren no se les ha pedido opinión.

Está democracia se está deslegitimando a paso de marcha. Si el compromiso electoral permite hacer lo contrario, ¿qué pintamos los ciudadanos?.

Un referéndum sería lo mínimo exigible. ¿Queremos ser socios de una Unión Europea en la que el norte, con créditos a intereses negativos, nos hace pagar el siete por ciento por nuestra deuda? Aplauden los recortes en educación y sanidad y dicen que no somos competitivos. España exporta mano de obra. Los jóvenes no tienen futuro y los mayores ni siquiera tienen presente.

Hay que abrir un debate sobre esta Unión Europea que nos trata como una madrastra. El Sur se aleja del norte y será más pobre; sin esperanza. Los poderosos no solo no son solidarios con los que no lo son sino que ni siquiera pagan  por la deconstrucción de España que han realizado con tanta eficacia. Los ejecutivos del IBEX se han subido el sueldo obsceno que disfrutan más de un cinco por ciento. Los funcionarios, otra vez reducido su salario. Los parados, con menores prestaciones de desempleo. La misma cantidad destinada para rescatar a los banqueros se les recorta a los ciudadanos.

En esta deconstrucción los partidos importantes se están evaporando. El PSOE camina titubeante sin recordar nada de cuando el socialismo democrático exigía redistribución de la riqueza. La pólvora está en la calle y la chispa estallará en cada momento. Y luego dirán que los violentos son los ciudadanos. Es demasiado para aguantarlo sin hacer nada.

ETA y la liturgia del perdón

El encuentro entre víctima y verdugo busca esencialmente el entendimiento; la respuesta a un pregunta dramática que marca la vida de la familia del asesinado: “por qué sucedió”. Que el verdugo se enfrente cara a cara a su víctima es una catarsis para ambos. La víctima sabe como nadie las consecuencias dramáticas del crimen. Conocer al asesino puede ser el punto final de búsqueda de una explicación imposible. Quizá, para muchos, proporcione la paz que determina el final de un recorrido y la asunción de la falta de retorno de quien se ha ido.

Entender no es en modo alguno aceptar; es un estadio de superación del terror pasado que no conduce al olvido pero que puede reconfortar.
No hay reglas generales para la psicología que responde a la personalidad de cada individuo. Aceptar no es perdonar; solo un balón de oxigeno para seguir viviendo.
Las personas no tienen por qué reconciliarse con sus verdugos. Basta con que sepan que no los queda más remedio que convivir con la existencia lejana de estos como impone una sociedad civilizada.
¿A donde conduce este proceso litúrgico? A la subsistencia razonable de las víctimas y a la interiorización de la existencia miserable de los asesinos.
La historia está llena de episodios de confrontación brutales que han tenido que cerrarse en algún punto. No sería razonable vivir en el odio hacia los franceses que invadieron España en el siglo XIX por muchas ejecuciones que llevaron a cabo de personas desvinculadas directamente de la guerra. Odiar no conduce a ninguna parte porque es un impedimento para la aceptación de lo ocurrido y para la paz de las víctimas. Continue reading “ETA y la liturgia del perdón” »

Atenas, el día del fin del mundo: el capitalismo se devora a si mismo

Hoy es el día del fin del mundo y la administración del Apocalipsis está en manos de los ciudadanos griegos. No recuerdo unas elecciones en la que sus votantes hayan estado más presionados por los poderes externos, en este caso, financieros. El capitalismo se devora a sí mismo.

Si la política está secuestrada por la economía, las elecciones son cautivas de los mercados. Si los ciudadanos griegos quieren ejercer su soberanía tienen que prescindir de una espada de Damocles que les amenaza desde el FMI, la Unión Europea y los misteriosos poderes que manejan los ordenadores de los grandes fondos de inversión.

Como en las grandes películas de suspense, la presión ambiental impide reflexionar sobre lo que ha ocurrido. Pero hay algo que ya es demasiado evidente: quienes estaban en el puente de mando de la Unión Europea no han sabido gobernar la nave. Y ahora estamos en rumbo de colisión.

Continue reading “Atenas, el día del fin del mundo: el capitalismo se devora a si mismo” »

Rajoy y el síndrome de Estocolmo

El secuestrador tiene que ser inflexible para someter al secuestrado. Son técnicas psicológicas perversas que buscan domeñar la voluntad del retenido. Todo está estudiado. Los vietnamitas, durante la cruel guerra que asoló el país, teorizaron y desarrollaron estas técnicas de control de la voluntad. Los pilotos americanos tuvieron que ocultar su admiración por sus secuestradores cuando fueron liberados.

La democracia española está secuestrada. Y la técnica es más raciones de control, de desprecio a la transparencia y de ignorar cualquier reclamo de la ciudadanía.

El dogma es sencillamente que “el gobierno hace lo que tiene que hacer”. Ese blindaje primitivo es un frontón contra el que rebota cualquier intento de racionalizar el debate.

Los ejemplos no sirven porque es una constante en los comportamientos públicos. La consecuencia es un desapego creciente de los ciudadanos hacia las instituciones y los partidos. El cansancio transforma la posibilidad de rebeldía en sumisión: objetivo cumplido.

La imagen de la reina Isabel II proyectada sobre el peñón de Gibraltar es un símbolo de esta nueva decadencia española. No se tiene en cuenta a nuestro país en el mundo. Repsol fue expropiada y las amenazas del Gobierno se han quedado en respuesta de bravucón apendejado. Europa nos mantiene fuera de los circuitos de influencia porque Rajoy no ha sido capaz de abrirse un hueco.

El secuestro está en un punto en que los secuestrados ya estamos domeñados: se puede hacer con nosotros lo que Europa y Rajoy quieran.

Solo resisten los mineros, en un gesto de dignidad emocionante. Están solos y bloqueados informativamente. Y el Gobierno consumará su destrucción solo porque no puede tolerar que haya un secuestrado insumiso. Podrá cundir el ejemplo.

El bloqueo a la democracia se consuma en la impunidad de los poderosos. Desde Carlos Dívar a Rodrigo Rato. El PP aplica el yunque a cualquier intento de conocer la verdad. Las palabras toman una dimensión esencial porque recuperar la realidad de los conceptos podría impedir el control de la población. Por eso Esperanza Aguirre ha prohibido utilizar “rescate” en la televisión madrileña.

Los secuestradores también son prisioneros, pero ellos todavía no los saben. Están tan atados a la propaganda que ya no recuerdan lo que es política. Rajoy pasará como una anécdota dramática que dejará a España como un solar. Luego ingresará en el Consejo de Estado y recuperara su plaza de registrador de la propiedad. Los ciudadanos necesitaremos tratamiento para liberarnos del síndrome de Estocolmo. Porque no nos podemos permitir amar a quien nos están torturando.

La “dolce vita” de Carlos Dívar.

El estado no es un cajón de sastre donde caben los gastos personales.  Quienes disponen de prerrogativas de litisexpensas deben ser escrupulosos en su administración como bienes que no les pertenecen. Cada desembolso de dinero público debe estar acreditado con una misión o representación efectiva y real de  un acontecimiento directamente vinculado al cargo que se ocupa. Este principio es tan elemental que produce sonrojo tener que explicarlo.

A medida que se conocen detalles de la manera en que el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, ha manejado los recursos que el estado había puesto a su disposición, la indignación no deja de acrecentarse.

Que los fondos asignados como gastos de representación sean de libre permite que su uso no deba estar referido a las prácticas para los que fueron establecidos. Los gastos de carácter personal no pueden cargarse a esas cuentas.

No están en cuestión las tendencias sexuales del presidente del Tribunal Supremo. Pertenecen al ámbito de su privacidad. Incluso cuando pudiera haber una contradicción en sus públicas manifestaciones religiosas y sus prácticas personales. Si así fuera, diría poco de su coherencia entre la moral pública y la privada, pero no es lo que se está analizando en esta polémica. En otros países, como en Estados Unidos, la raya que separa la ejemplaridad pública de las costumbres privadas no darían margen a esa dicotomía. Allí se establece que una representación pública obliga a una coherencia rayana en el calvinismo. Afortunadamente, en España no disponemos de un talante inquisitorial de esa naturaleza.

No importa si su acompañante en cenas que se presumían oficiales es un hombre o una mujer; lo relevante es si su presencia estaba justificada en restaurantes de lujo en cenas y viajes que pretenden tener carácter oficial.

El asunto se hubiera resuelto si desde el primer momento Carlos Dívar hubiera devuelto al erario público el monto del dinero gastado en viajes que no tienen justificación. Hay un hato de soberbia en la forma en que el presidente del Consejo del Tribunal Supremo ha manejado este asunto. Tal vez, sentirse protegido por los dos grandes partidos ha sido definitivo para entender este comportamiento abstruso.

El jefe de los jueces no puede tener una debilidad que ponga en contradicción sus comportamientos públicos con la confianza que la sociedad ha depositado en él. Si esa colisión se produce, la única solución posible es la dimisión. Si además se obstina en aferrarse al cargo y es pillado en mentira en temas tan esenciales como la administración del dinero público, no puede continuar ni un minuto más. El deterioro del crédito de la institución que representa, el rosario de pruebas que se van conociendo alrededor de este suceso bochornoso conduce a un camino sin retorno.

Tiene, además de su vertiente ética, este asunto un tufo decimonónico de nepotismo y rancio comportamiento de nepotismo en la protección y exaltación de una persona protegida, ascendida y exhibida, que está a su servicio, como edecán y ayudante de confianza, cuando sus funciones y su cualificación atañen a la seguridad del magistrado.

La opereta, según revela el diario El País, se completa con el borrado y restaurado de videos en donde el protegido del magistrado aparece y desaparece en una representación insoportable de las tramas empeñadas en ocultar los hechos hasta el momento en que la trampa es peor que la realidad.

Por el bien de todos, y de él mismo, Carlos Dívar debería dimitir y organizar su dolce vida, a partir de ahora, desde su vida privada y con sus propios recursos.

Revista de prensa. Interesante análisis del Profesor Torres López. “El engaño del rescate”

El rescate a la Banca española es una operación de crédito con condiciones que no conocemos. Las contradicciones entre las noticias que llegan de Europa y la euforia del Gobierno de Rajoy vuelven a evidenciar una gran mentira. El profesor Juan Torres López realiza en su blog un análisis certero de lo que está ocurriendo.  Absolutamente recomendable.

Blog desarrollado y mantenido por la Icarus Team Project , síguelos diariamente en Red social de Carlos Carnicero

Más opciones

Ganbara 03/06: Con Iñaki Iriondo, Carlos Carnicero y Olatz Barriuso